domingo, 16 de octubre de 2011

Lo había perdido todo, todo había desaparecido con ese último aliento que de la boca de él había emanado, su corazón se había quedado en aquella mirada, la última que él le había dirigido antes de cerrar sus ojos para siempre, y todo su ser se había ido con aquel chico que ahora yacía ahí, entre sus brazos, un cuerpo inerte, ya sin vida.

Las lágrimas caían por su rostro, y ella se las limpiaba a medida que caían por sus mejillas y le impedían ver aquel rostro angelical que descansaba a su lado, aquellas facciones que conocía tan bien. Maldijo a todos y a todo, lloró descontroladamente, y luego se quedó inmóvil, como una piedra, recordando sus últimas palabras.

Le había dicho que la amaba, que la cuidaría siempre, que todo estaría bien, y luego, su respiración se había acompasado cada vez más hasta desaparecer por completo. Y ella había gritado su nombre mil veces, le había rogado que se levantara, le había exigido que la mire a los ojos una vez más y, por último, se había resignado a que nunca más lo volvería a ver. Es por eso que necesitaba esos minutos con él, necesitaba hacerse la idea de que ya no estaría a su lado, como lo había estado los últimos diez años.

Aún lo recordaba, a pesar de haber pasado tanto tiempo. Tenía la imagen tan nítida en su memoria que parecía que hubiera sido ayer. Se habían conocido días después de la llegada de ella a New York, pero los dos eran tan tímidos que, a pesar de gustarse, ninguno se había atrevido a dar el primer paso. Y fue por una casualidad del destino que había hecho que se encontraran de nuevo en aquel tren, aquel tren donde lo había conocido y se había enamorado de él.

Habían terminado la secundaria, y ambos habían ingresado a la misma universidad. Planeaban ser actores, ambos, y los cinco años de carrera la habían pasado juntos, siempre apoyándose en las dificultades y alegrándose por el triunfo del otro. Y ese era su último año de carrera, era un fin de semana como cualquier otro, paseando por la plaza las horas parecían eternas al lado del otro. 
Ella sintió unos pasos detrás, y luego una pistola cerca de su sien. No se movió, ni gritó, solo le dió su cartera al ladrón. Prefería eso a morir, obviamente. Y los ladrones ya se estaban yendo, sin embargo, él había cometido el error de voltearse para verlos. Y uno de ellos, el que estaba siendo observado en ese momento, no había hecho otra cosa que dispararle, tan rápido que para cuando ella reaccionó ya era demasiado tarde.

La ambulancia llegó, escuchó las sirenas, los gritos de la gente, y se aferró al cuerpo de él con más fuerza. No, no quería separarse de él, no podían haberle arrebatado su mundo en un solo instante. Quiso imaginarse que era una pesadilla, pero lamentablemente era la vida real, y no podía retroceder el tiempo. Vio como se llevaban a la razón de su existir, y más sollozos quedaron atrapados en su garganta, en aquel nudo que amenazaba con crecer cada vez más si no se soltaba. Cuando todo el barullo cesó y la ambulancia desapareció en la esquina, ella aún seguía ahí, parada en medio de la nada, sin saber que decir o hacer, pero con algo de lo que estaba realmente segura.

Esa noche había empezado a vivir de los recuerdos.

********************************************************************
Hola :) la verdad este relato lo escribí ayer, gracias a un fragmento de un libro que estuve leyendo en el colegio. El fragmento narra solo una parte de los pensamientos de una chica que ha perdido a su novio, y decidí imaginarme, ponerme en el papel de la chica y pues....salieron estos párrafos que, aunque no son muy buenos que digamos, quise compartirlos aquí en el blog. Espero les guste ^^
PD: 61 seguidores! :D

Yazmín (:

2 comentarios:

  1. Hola, me encanto el relato, tienes mucho talento Yazmín, te envio un saludo.

    besos

    ResponderEliminar
  2. ¿Por que? Un pequeñísimo error le cambio la vida a ambos, pero también una pequeñísima coincidencia hizo florecer el amor entre ellos, los recuerdos nunca serán suficientes para darle final a esa agonía que te acompañara día y noche el resto de tu vida, sabes que no desaparecerá simplemente dejaras de notarla poco a poco claro esta :(
    Dio la coincidencia de que me recordó a la película / libro PD: Te amo
    Peque tienes un premio en mi blog pasate para recogerlo :) (http://ximehnithap-luzdevela.blogspot.com/)

    ResponderEliminar