jueves, 11 de agosto de 2011

Gracias...

Gracias.
Gracias porque cada vez que te necesité estuviste ahí para mí.
Gracias porque siempre me alentaste a que nunca me rinda.
Gracias porque me convenciste de que siga mis sueños.
Gracias porque hiciste que diga lo que realmente pienso.
Gracias porque siempre me protegiste cuando alguien me hería.
Gracias porque hiciste que confiara en ti y te considerara mi amigo de verdad.
Gracias porque me enseñaste a decir esa palabra, tan simple y tan profunda.



Gracias por hacerme reír en aquellos momentos en los que estaba triste.
Gracias por ser mi apoyo cuando ya no podía más.
Gracias por escucharme, por dedicarme una sonrisa cuando la necesitaba.
Gracias por hacer que me sienta protegida a tu lado.
Gracias por cada detalle, cada tontería, cada palabra.

Y sabes? No me importa si las personas piensan que somos algo más que amigos, cada vez que alguien me pregunte sobre eso le responderé:
Sí, somos más que amigos, somos HERMANOS DEL ALMA

1 comentario: